¿Cómo limpiar mi tapiz vinil?

Una de las grandes ventajas del tapiz vinil es lo fácil que es de limpiar, lo que lo hace una opción maravillosa y versátil cuando tienes niños, mascotas o áreas de mucho tráfico; cuarto de juegos, salón de clases, sala de espera. 

Por lo general nos imaginamos que limpiar un tapiz es más difícil que mantener limpia una pared pintada, pero no, es mucho más sencillo.  Gracias, justamente al vinil, nuestros tapices y murales son mas resistentes a la humedad, grasa y manchas que los tapices tradicionales o paredes pintadas.

Lo primero: sacudir. Cómo cualquier muro hay que sacudir las esquinas de vez en cuando, ya sea con un plumero o paño seco. Hay que prestar atención a los bordes superiores, inferiores y juntas de la pared.

Para manchas ligeras lo mejor es un paño húmedo o toallitas húmedas (si, las de bebé funcionan de maravilla).

Para remover manchas o suciedad en general puedes usar un limpiador de vidrios no abrasivo tipo Windex o bien hacer una mezcla de agua tibia y un poco de detergente líquido para trastes. Utiliza un paño suave (otra vez, evitar agentes abrasivos, una esponja suave también funciona) para aplicar el producto y al terminar enjuaga con un paño húmedo y seca con un paño de microfibra.

Sabemos que a veces nuestros niños deciden dejar su propia marca en nuestras paredes y tenemos arte en crayolas o marcadores. No te preocupes, si las atiendes rápido lo mas seguro es que salgan por completo.

Haz primero una pequeña prueba en una zona del tapiz vinil que no sea muy visible, y recuerda que tenemos que evitar cloro y abrasivos.

Crayolas- por lo general salen bien las manchas al aplicar un poco de spray pre-lavador de ropa con un paño limpio. Repetir si es necesario y terminar con un lavado de agua tibia y jabón. Enjuagar y secar.

Marcadores base agua- intenta primero con una servilleta húmeda para absorber la tinta, y terminar con un lavado de agua tibia y jabón. Enjuagar y secar.

Marcador permanente- Ok. Aquí no hay método infalible. A todas nos ha pasado alguna vez. Recuerda hacer primero una PRUEBA en una zona oculta del tapiz (que no se vea por un mueble o así). Humedece la mancha con gel sanitizador (alcohol) o WD-40 cuidando de no esparcir la mancha por 10 segundos. Procede a limpiar con pequeños toques utilizando una servilleta o paño limpio. Repite hasta que se quite lo máximo de la mancha y procede a lavar, enjuagar y secar.

 Nuestros murales y tapiz vinil son una gran opción para tu hogar o negocio. Son fáciles de limpiar y de instalar. Redecora tus espacios con esta opción sin el estrés de preocuparte por tus paredes recién pintadas (que por lo general hay que volver a pintar después de algunas sesiones de arte) y disfruta de una vida mas fácil con nuestros tapices lavables.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados